Islandia se ha convertido en los últimos tiempos en el destino y soñado por muchos para echar raíces gracias a sus maravillosos paisajes e informaciones que circulan en internet respecto a su calidad de vida. Pero, ¿conocemos algo más de aquello que se viraliza en las redes sociales respecto a la región?.

De acuerdo con información publicada en el portal web del Centro Cultural (http://www.mcc.is/) Islandia es la segunda isla más grande de Europa y se encuentra en el Atlántico Norte. Mide 103.000 kilómetros cuadrados y contiene aproximadamente 200 volcanes de distintos tamaños. Un 75% del país se encuentra a más de 200 metros de altura y gran parte de Islandia no es más que parajes con poca vegetación, montes y montañas. Los glaciares ocupan unos 11,900 kilómetros. Sólo 1,400 kilómetros cuadrados se usan para agricultura y 23,805 kilómetros son tierras con vegetación.

El clima es muy variante. Hay mucho viento con regularidad y por eso la nieve y la llovizna no caen desde arriba sino que son las arrastradas. Él puede incrementar la sensación de frío y aunque la temperatura sea de  -5°C, el viento hace que se sienta como -20°C o -30°C.

La más importante característica del clima islandés es lo increíblemente variable que puede ser en un sólo día y también de un día a otro. „Si no te gusta el clima espera cinco minutos y cambiará“, reza el dicho.

Reykjavík, además de ser la capital, es la única verdadera ciudad de la isla, y es donde radica la mayoría de la población, tanto locales, como extranjeros. Lo demás son pequeños poblados y/o municipios. El  idioma oficial es el islandés y su uso horario es  + 0 (sin horario de verano).

Islandia es una República parlamentaria y es miembro del Espacio Económico Europeo (EEE), de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y del Consejo Nórdico y del Acuerdo de Schengen.

La moneda oficial es la corona (ISK) y para el momento se perfila como una de las fuertes de la región. Todos los bancos cambian dinero extranjero. La mayoría de las empresas o tiendas aceptan tarjetas de crédito o débito.

Un poco de legalidad

De acuerdo a la Constitución islandesa, todas las personas son iguales ante la ley y gozan de los mismos derechos sin importar su sexo, religión, opiniones, nacionalidad, raza, color de piel, condición económica, procedencia o condición de otro tipo. Las mujeres y los hombres deben disfrutar de los mismos derechos siempre. La policía islandesa es federal, y el Ministro del Interior es quien se encarga del cumplimiento de las leyes en todo el país.

En Islandia existen leyes especiales referentes de los derechos de los niños. Todos están obligados a llamar al teléfono 112 (emergencias) si es que se sospecha que algún niño está siendo víctima de abuso psicológico, sexual o físico. La mayoría de edad en Islandia se alcanza a los 18 años y con ella se adquieren derechos legales, entre ellos, el ocuparse de sus finanzas personales, tomar sus propias decisiones y tener derecho a votar.

La licencia de conducir se puede solicitar el día que se cumplen los 17 años de edad, pero la edad legal para poder comprar bebidas alcohólicas es 20 años. Conducir a alta velocidad o bajo los efectos del alcohol son dos faltas que se consideran graves y por ello su castigo incluye multas altísimas, privación de la licencia de conducir y encarcelamiento por conducta repetida. El haber sido multado puede tener un efecto muy negativo sobre el derecho a recibir la ciudadanía islandesa.

Todos los que tengan más de 18 años pueden casarse o registrarse en concubinato, incluidas las personas del mismo sexo. En Islandia uno se puede divorciar incluso si el cónyuge no quiere. Con el divorcio, normalmente se aplica la separación de bienes a partes iguales. De acuerdo a la ley, la custodia de los hijos recae sobre ambos padres después del divorcio excepto si se llega a algún acuerdo diferente.

Islandés

Es muy importante que las personas que no hablan islandés tomen un curso para aprenderlo.

Saber islandés facilita la adaptación a la sociedad islandesa y aumenta las posibilidades de encontrar un buen trabajo con un salario mejor. Los que saben islandés acceden más fácilmente a los distintos servicios existentes y también pueden estar pendientes de lo que sucede a su alrededor en Islandia.

Hay distintos cursos de islandés para los diferentes niveles de habilidad en el idioma.

Una de las formas más utilizadas por los extranjeros para aprender el idioma de Islandia es a través de la web de forma gratuita, en el portal www.icelandiconline.is