El Departamento de Protección Civil y Gestión de Emergencias declaró el estado de emergencia en Islandia, luego de que se descubriera que dos personas habían contraído COVID-19 en Islandia, informa mbl.is.

Se confirmaron seis nuevos casos de COVID-19 hoy, lo que eleva el número total de casos confirmados a 43. Se descubrió que dos de las personas diagnosticadas hoy contrajeron la enfermedad en Islandia. Esta es la primera vez que el virus se contrae en Islandia. El resto de los casos se remontaron a Italia y Austria, donde las personas infectadas habían estado esquiando.

“A la luz de esta información … ahora se planea elevar el nivel de alerta del Departamento de Protección Civil y Manejo de Emergencias a un estado de emergencia”, declaró el jefe de epidemiólogos Þórólfur Guðnason en una conferencia de prensa esta tarde.

Las personas que contrajeron COVID-19 en Islandia son un hombre y una mujer de entre 50 y 60 años. No están gravemente enfermos, ni ninguna de las demás personas diagnosticadas con COVID-19 en el país.

En la conferencia de prensa, se discutió la posibilidad de expandir el área de riesgo para COVID-19 a otras áreas en los Alpes.

En este momento, un estado de emergencia no afectará al público de manera importante. En las instituciones, se deberán seguir reglas más estrictas con respecto a la prevención de enfermedades.

“Esto no significa que estamos imponiendo una prohibición de las reuniones públicas, pero no podemos evitar decir que se acerca el momento en que eso suceda”, dijo Víðir Reynisson, superintendente jefe.

“Y usaremos este enfoque. La prohibición de las reuniones públicas es probablemente una de las herramientas más efectivas que tenemos en nuestra caja de herramientas para frenar la propagación del virus, y debemos aplicarla correctamente y de la manera más efectiva posible. Todavía no hemos llegado, pero creemos que es inevitable que tomemos esa ruta en algún momento “, concluyó.

En este momento, las personas que son susceptibles a la infección no deben asistir a reuniones públicas. Antes de hoy, los trabajadores de la salud ya habían sido aconsejados para evitar reuniones públicas innecesarias.

Con información de Iceland Monitor