En una conferencia de prensa celebrada este viernes, la Ministro de Salud Svandís Svavarsdóttir dijo que Islandia instituirá una prohibición de reuniones, a partir del lunes 16 de marzo. Las universidades y escuelas secundarias estarán cerradas. También estuvo presente en la rueda de prensa la Primer Ministro Katrín Jakobsdóttir; el epidemiólogo jefe de la Dirección de Salud Þórólfur Guðnason; y la Ministra de Cultura y Educación, Lilja Alfreðsdóttir.

Svandís anunció que a partir de la medianoche del 15 de marzo no se permitirá que más de 100 personas se reúnan. Los puertos y aeropuertos internacionales están excluidos de la prohibición. Los centros comerciales se verán afectados pero no hay planes para que los agentes de policía vigilen sus entradas. Los grandes lugares de trabajo también se verán afectados.

En reuniones de menos de 100 personas, los alojamientos deben ser lo suficientemente grandes como para permitir que las personas se mantengan a una distancia de dos metros entre sí. Sin embargo, esta regla no se aplica a las escuelas primarias o preescolares, donde sería imposible imponerla.

Se tomó la decisión de imponer esta prohibición ahora, ya que algunos casos del virus ya no se pueden rastrear, y el número de casos sigue aumentando. El objetivo principal de la prohibición es proteger a los grupos que están en riesgo, debido a afecciones subyacentes o vejez, y reducir la carga en nuestro sistema de atención médica para garantizar que tenga la capacidad de atender a aquellos que necesitan atención.

“Los tiempos sin precedentes requieren una respuesta sin precedentes (…) todos debemos asumir la responsabilidad de proteger a nuestros grupos más sensibles, y creo que todos lo haremos bien”, dijo. Cuando se le preguntó qué efectos económicos tendrá la prohibición de recolección, Katrín respondió éstos no eran tan prioritarios como proteger a las personas de contraer el virus.

En la conferencia, se señaló que las acciones tomadas por las autoridades de salud hasta el momento, incluida la colocación de personas infectadas en aislamiento y las que han estado cerca de ellas en cuarentena, han sido efectivas para minimizar la propagación de la enfermedad. Esto se evidencia por el hecho de que la mayoría de los casos recientemente confirmados incluyen personas que ya estaban en cuarentena.

Por su parte, la Ministra de Cultura y Educación, Lilja Alfreðsdóttir, anunció que las escuelas universitarias y secundarias estarán cerradas. Se permitirá que las escuelas primarias y de preescolar permanezcan abiertas siempre que cumplan con ciertas condiciones, incluso que los niños se mantengan en grupos lo más pequeños posible.

El epidemiólogo jefe de la Dirección de Salud, Þórólfur Guðnason, enfatizó, a su vez, que la gran mayoría de los diagnosticados todavía son islandeses que han regresado del extranjero. Explicó que es importante no instituir una prohibición de reunión demasiado pronto ni demasiado tarde, pero que es el momento de hacerlo, dada la presencia de casos de COVID-19 dentro de la población general.

Dicho esto, subrayó la importancia de la responsabilidad personal: con ese fin, la Dirección de Salud y el Departamento de Protección Civil y Manejo de Emergencias han lanzado un sitio web útil e informativo sobre COVID-19 que contiene todo lo que pueda necesitar o desear saber sobre el virus, incluyendo cómo protegerse, cómo está respondiendo Islandia e información especial para turistas.

En este momento, la prohibición se impone durante cuatro semanas, pero eso está sujeto a cambios. Su duración dependerá, entre otras cosas, de los resultados de la detección del virus en la sociedad, un proyecto iniciado por deCode Genetics, que comienza hoy. Miles de personas ya se han inscrito para la detección.

Información de The Reykjavík Grapevine y Iceland Monitor