El gobierno islandés anunció que a más tardar el 15 de junio su objetivo es dar a los turistas e islandeses que llegan al país tres opciones:

  • permanecer en cuarentena por 14 días
  • hacerse la prueba del coronavirus en el aeropuerto internacional de Keflavík
  • presentar un certificado de detección reciente, aprobado por las autoridades sanitarias islandesas.

La primer ministro Katrín Jakobsdóttir agregó que promulgar esta nueva política depende de que todo funcione según el plan.

Señaló que una evaluación tan generalizada de las personas que llegan al país ofrecería la oportunidad de estudiar el nuevo coronavirus y su propagación.

No está claro si el proceso de selección sería pagado por el Estado islandés o por los propios turistas. Después de dos semanas de evaluación, la situación será reevaluada.

Después de ser revisados ​​en el aeropuerto, los pasajeros que lleguen irán a su alojamiento durante la noche, donde esperarán los resultados.

Además, a cada pasajero que llegue se le pedirá que descargue la aplicación de rastreo COVID-19, Rakning C-19, que ayuda a las autoridades a rastrear el origen de las transmisiones. Se deberán cumplir otros requisitos, que las autoridades sanitarias presentarán en detalle más adelante.

Las nuevas reglas con respecto a la cuarentena entraron en vigencia el 15 de mayo. Implican la llamada cuarentena B, que se amplia para incluir a todos los que lleguen a Islandia para trabajar en proyectos específicos, como científicos, equipos de filmación, reporteros y equipos deportivos. La Cuarentena B generalmente significa que las personas pueden ir a trabajar, pero de lo contrario deben seguir las reglas regulares de cuarentena.

A partir del 15 de mayo, Groenlandia y las Islas Feroe ya no figuran como áreas de alto riesgo para COVID-19.

Traducción de Iceland Monitor